¿Como te ayudo siendo terapeuta?

".... Y con esta terapia, cada vez más, nos guiamos por nuestra intuición (percibimos la comunicación de nuestros guías ). Confiamos más en ella, porque sabemos que es la guía que nos están dando. Y seguimos alineándonos, despertando, dándonos cuenta que somos un Alma eterna en un cuerpo terrenal y no solo un cuerpo finito. Los problemas cambian de perspectiva, siguen ahí, pero nuestra actitud hacia ellos es diferente..."

Ricardo Mones

Varias veces durante mi proceso de transformación, sentí primero el interés y luego la convicción de que en algún momento este conocimiento que me apasiona, debería ser transmitido a más personas. Considero que es algo trascendente para la vida de una persona, el saber que, por un lado, puede mejorar su vida actual conociendo sus vidas anteriores y,por otro lado, el saber que nosotros mismos hemos escogido nuestra vida actual. En esta decisión hemos recibido mucha ayuda en el reino espiritual. De hecho, hay toda una estructura organizacional en el reino espiritual. Hay Almas especializadas en distintas áreas para ayudarse todos entre sí.  En una de las áreas, hay espíritus o Almas, cuya función es ayudarnos en la planeación, de cuál es la vida que nos conviene vivir, de acuerdo a nuestros objetivos. Si sabemos que nosotros hemos decidido lo más importante y trascendente de la vida que tenemos (lo llamaré puntos de quiebre), entonces no hay nadie a quien culpar de lo que nos pasa, se cumple el dicho de que todo pasa por algo, porque así lo hemos elegido. Si nosotros estamos siguiendo el plan de nuestra alma, significa que ella ha planeado de antemano el experimentar lo que estamos viviendo, ya sea positivo o negativo. Si entendemos esto, entonces lo importante es buscar, el para que nuestra Alma eligió esta vida, es decir, ¿cuál es el aprendizaje en cada situación o  punto de quiebre? Lo ideal sería poderlo encontrar, estar seguro que eso que nos está pasando, es lo que nuestra Alma quería experimentar para aprender.  Entender esto, cambia todo el drama de nuestra vida. Se vuelve una vida de aprendizaje en cada momento, no una donde somos víctimas de las circunstancias. No hay nadie a quien culpar.  Nosotros somos los únicos responsables de nuestra acción o reacción a  todo lo que nos pasa. Aunque creamos que las cosas simplemente suceden, ellas surgen por una razón. El punto es darse la oportunidad de encontrar esa razón  y actuar en consecuencia.

 

Nuestras decisiones terrenales de vida diaria pueden ir a favor o en contra del objetivo de nuestra Alma. Nosotros como humanos (cuerpo, mente y espíritu), podemos ir dando pasos en esta vida totalmente distintos a los que planeó nuestra Alma.   Si esto sucede, la experiencia y el aprendizaje serán distintos a lo planeado. Es un hecho que algo aprendemos en cada situación, sin embargo, no forzosamente será lo que nuestra Alma haya planeado aprender y experimentar. Simplemente puede ser que después que el cuerpo físico muera, el Alma al revisar su vida pasada dirá, no hice lo que quería hacer,  perdí una oportunidad de hacerlo, ya tendré otra oportunidad en la siguiente vida.  Lo interesante es: ¿cuántas oportunidades tenemos para seguir aprendiendo?   Y la respuesta es: Tenemos infinitas oportunidades. Tenemos tantas como queramos, hasta que logremos en una vida aprender lo que nuestra Alma planeo o hasta que el Alma decida que quiere aprender otras cosas y cambie sus objetivos de desarrollo y evolución.

Revisando con un poco más de detalle las ganancias o beneficios,  que mis pacientes han experimentado, observo que:

  1. Están cometiendo los mismos errores del pasado.

  2. Tienen los mismos asuntos sin resolver desde sus experiencias en vidas pasadas y siguen padeciendo las consecuencias en esta vida.

  3. Han vivido vidas de contraste a su vida actual, es decir en las otras les ha ido peor o quizá les ha ido mejor. Esto les deja una tranquilidad de que no siempre ha sido tan malo o que no siempre ha sido tan bueno. (mucho del aprendizaje del Alma, es experimentar las 2 polaridades de algo, por ejemplo, la compasión: el Alma debe experimentar no ser compasiva y en otras vidas ser compasiva, así se aprende ambas experiencias sobre la compasión).

  4. Las situaciones en sus comportamientos quizá están siguiendo patrones que les hacen llegar a las mismas consecuencias. Al detectar esto pueden modificar sus comportamientos o reacciones a lo que les pasa.

  5. Los problemas en sus relaciones pueden venir de creencias o experiencias de otras vidas e igual al conocer ésto, pueden entrar en control de su vida debido a la información que ahora poseen.

  6. Los talentos que en esta vida tienen y no saben porqué, pueden haber sido aprendidos en vidas anteriores y permanecen en las memorias de su Alma.

  7. Los dolores que en esta vida tienen y que no han logrado encontrar la razón o el motivo de ello, pueden venir de situaciones físicas en vidas anteriores que permanecen en memorias de cuerpo que son parte de las memorias del Alma. Al recordarlas es común que en esta vida dejen de afectar negativamente.

 

En general, son conocimientos o información que pueden aplicar a su vida actual para resolver  asuntos no resueltos y así  mejorar las consecuencias de sus actos y llevar una vida  bajo control.

 

Por otro lado, en la segunda área de beneficios obtenidos a través de consejos o lecciones de sus guías espirituales,  mis experimentadores se han percatado de que:

  1. No estás solo. Tienes mucha ayuda constante desde el reino espiritual.

  2. No eres víctima. Tú elegiste experimentar esa vivencia, ahora tienes que recordar para qué. Es decir que planeabas trabajar en esta vida para beneficio del desarrollo de tu Alma eterna.

  3. En tu vida espiritual eterna, lo que manda y rige es el amor incondicional. Sólo alinea tu vida al amor con los objetivos amorosos que tu Alma planeo. Cuando lo hagas sentirás el gozo de tu Alma y eso se reflejará en tu vida actual.

  4. Al recordar tu misión en esta vida, todas tus decisiones futuras serán tomadas con otros parámetros. Ya no será importante lo de este mundo físico Tus objetivos ahora serán  mantenerte más despierto, más espiritual.

  5. Hay muchos más.

​​

En general, son acciones concretas que la persona puede realizar y con ello ir alineando su vida a los planes y deseos de su Alma.  

¿Y que ganamos como personas al obtener conocimientos que nos permitan tener nuestra vida bajo nuestro control y a la vez obtener consejos que nos permiten alinear nuestra vida con el plan de nuestra Alma?

Pues automáticamente todo empieza a componerse. Empezamos a actuar con más amor o pasión sobre lo que hacemos. Dejamos de juzgar todo como víctimas. Actuamos con la certeza de que es lo que debemos hacer y nos hará crear o recrear nuestros objetivos con una nueva perspectiva.  Al hacer esto y actuar desde los deseos de nuestra Alma, empezamos a crear una nueva vida, donde empiezan a suceder causalidades que parecen inexplicables, pero que nos alinean con nuestros nuevos objetivos y conforme vamos avanzando, empezamos  a creer y  a confiar en este proceso. Nos dejamos llevar…. empezamos a sentir que vamos bien. Al mismo tiempo, notaremos que apreciamos más las pequeñas cosas, disfrutamos mas todo, y estamos mas  en el ahora y no en el pasado o en el futuro. Al simplemente disfrutar la vida, vamos dándonos cuenta que podemos ser felices a pesar de todo. Nuestra felicidad surge de adentro, de estar alineado con nuestra Alma y los planes que hicimos. Podemos ser felices casi siempre y esto nos lleva a un ciclo virtuoso donde todo se acelera en este proceso. Sentimos más, disfrutamos más, nos volvemos mas creativos sobretodo en lo espiritual y en la vida física también las cosas se van componiendo. No necesitamos de lo material para ser felices, pero podemos ir mejorando nuestra vida terrenal debido a nuestra nueva actitud. Cada vez sentimos más nuestra intuición: cómo se comunican con nosotros nuestros guías o ángeles. Confiamos más en ella, seguimos alineándonos, despertando, dándonos cuenta que somos un Alma eterna en un cuerpo físico y no solo en un cuerpo finito. Y entonces los problemas cambian de perspectiva. Siguen ahí, pero nuestra actitud hacia ellos es diferente y ahora surge un deseo de querer hacer algo para que las cosas mejoren para otros, para el mundo.  Darse a otros, ayudar a otros a aportar algo, en este proceso, quizá surjan nuevos propósitos y quizá aparezca, como en mi caso el propósito de mi vida; el qué quiere seguir haciendo mi Alma y al descubrirlo se da un renacer. Vuelve la pasión, el entusiasmo por la vida y todo se alinea hacia esta intención de nuestra Alma.